Posted by: lazarochavez | January 29, 2011

LA MUERTE NO EXISTE

 

LA MUERTE NO EXISTE

elblogdelmaestrolazaro.wordpress.com

A Miguel una persona de 62 años lo trajo a la clínica un amigo de la familia que había compartido negocio de redes de mercadeo años atrás. Se acordó que nos dedicábamos a la medicina alternativa y como última instancia llego con él, era su papa. Miguel presentaba una gran inflamación en el cuello del lado derecho, los médicos habían diagnosticado cáncer. Nos comento que la primera vez que le habían dado quimioterapia se murió, nos conto que sintió como se desvanecía físicamente y luego se vio flotando dentro del cuarto, miro el entorno donde se encontraba, miro la cama,  las enfermeras, los doctores con el equipo rojo y también su cuerpo sin vida sobre la cama. Enseguida apareció una luz y fue arrastrado a gran velocidad por un remolino que lo llevo a un gran campo verde, lleno de flores y pasto, pero también,  nos cuenta que vinieron hacia él varias personas que no sabía quiénes eran, cuando se acercaron mas se dio cuenta que eran amigos suyos que habían muerto hacía tiempo ya. Se dirigieron a él y le dijeron “Regresa Miguel, todavía no es tu tiempo, todavía hay algo pendiente que necesitas hacer”. Dice que sintió que fue arrastrado por ese mismo remolino y de pronto apareció de nuevo en la cama del hospital General de la Secretaria de Salud.  Con esta experiencia vivida, ya no quiso la quimioterapia, aun cuando se le siguieron aplicando radiaciones directamente al cuello, y solo porque, ya las había pagado por adelantado. Se le metió a tratamiento de imanes de 35,000 gauss directamente sobre la zona afectada, terapia de depuración a base de carbonato, reiky máster, cromoterapia e inducción, alimentación estrictamente vegetariana por 4 meses. Se le recomendó entre las plantas básicas, la Uña de gato, el cartílago de tiburón, Fenogreco,  el calcio de coral para eliminar las células cancerosas y restablecer tejidos dañados y el licuado energético para aumentar su sistema inmunológico. Pomada de neem directamente sobre el cuello para curar las quemaduras internas y externas hechas por las radiaciones, colocando además hojas de repollo sobre el área de quemaduras. A los quince días había bajado considerablemente el tumor y las quemaduras habían desaparecido. Se le recomendó seguir con su tratamiento y al cabo de cuatro meses volvió a hacerse exámenes, pero con un médico particular y se le dio la buena noticia de que ya no había células cancerosas. Siguió con jugo terapia, sobre todo de clorofila extraída de la cascara de la sandia para terminar de limpiar las impurezas que había dejado la quimioterapia y las radiaciones. Hasta la fecha viene cada mes a terapia de imanes y goza de perfecta salud. La muerte no existe. Cuando dejamos nuestro cuerpo físico, nos trasladamos a una mejor vida, pero siempre de enseñanzas, como este caso tenemos muchos que nos participaron de su muerte física y las experiencias que vivieron en un lugar especial. El miedo a morir nos impide hacer cosas grandes, el creer que tenemos pecados y vamos a ir al infierno, nos limita el poder de creación. Dios, en la forma o nombre que lo concibas, te envió aquí para aprender y a veces la experiencias son duras, pero es aprendizaje, jamás castigo. Dios es amor, enseñanza y nosotros somos sus alumnos.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: